miércoles, 16 de noviembre de 2005

Quema tu calendario

Las mañanas son la mejor hora del día. La luz es rica, sientes que tienes todo el día por delante, en blanco, para ser llenado de éxitos. Parece que cuando chico lo pasaba bien en las mañanas. Andaba en bicicleta, acompañaba a alguien a comprar algo, qué sé yo. Pero algo tengo con las mañanas.

Pero hace como dos años que no me puedo despertar si no es muy cerca de la hora de almuerzo. A menos que tenga caña o algo muy importante que hacer. En el segundo caso, ando con cara de zombie todo el día, cabeceando en las micros, cerrando los ojos frente a cualquier persona. No sé cuándo empezó todo esto. Parece que se juntaron muchos factores: adicción a las noches en vela frente al computador, un pésimo horario universitario, pocas cosas que valgan la pena ejecutables antes de las dos de la tarde. Y ahora me resulta más fácil desayunar el almuerzo y ver cómo el día se pone de pie cuando quedan pocas horas de luz natural. Me crea la ilusión de que el día se pasa más rápido, el año se pasa más rápido, la vida se pasa más rápido, pum, tengo 60 y no me di cuenta, de haber sabido en mis años de juventud todo lo que sé ahora, carajo.

El otro día me propuse algo: agarrar un hacha y aniquilar el reloj biológico. Y olvidarme de la edad que tengo. El sábado jugué a tener 17 años, a proveerme para la noche en Edipra, a tratar mal a la cajera que le cobró luca de más a Nano, a saludar a los lolos conocidos que estaban en el local, a gritar en una pampa como en el video de 1979, a creerme en 1999, a ser buena onda, a no ponerme un cortafuegos delante de la nariz. Al otro día desperté tarde de nuevo. Me caí bien, aunque no resultó del todo. O sí, no sé. Me gustaría creer que el tiempo es relativo. Que el haberme esforzado por despertarme hoy a las 10, salir y encontrarme con lluvia no fue una casualidad. Recién fui a ver Sin City y me gustó porque, entre otras cosas, relativiza el concepto de muerte. Como que me sentí más vivo a la salida del cine. Con más -o menos, si hilamos más fino- tiempo por delante. Iba a hacer un post sobre eso, pero no pretendo ser comentarista de cine y sí necesito sacarme de la cabeza la psicosis del tiempo. Del calendario, de la edad. De los números, los malditos números. Ahora no sé qué hora es. Error: acabo de mirar hacia la esquina derecha del monitor. Es inevitable.

9 comentarios:

AKS dijo...

Si pudiera agarrar a hachazos mi reloj biológico, lo haría con gusto.

Pero esa sensación molesta de tener el tiempo pisándome los talones, seguirá conmigo hasta que deje de saberme intrascendente.

Anonymous dijo...

el culiao pussy

cuncuna1000 dijo...

imposible

maría dijo...

tal vez la edad que debería importar podría ser la edad mental. Teen forever.
Levantarse temprano me resulta de lo más productivo aunque no tenga nada muy importante que hacer. Es como útil porque si. El dia me dura más y parece que me aburro menos.
saludos jp!

maca dijo...

Ohh yo estoy completamente de acuerdo. A veces en las vacaciones (porque ahora con la U imposible)me despertaba a las 2, estaba estaba levantada a las 4 y cuando entraba en mi unas ganas locas de salir a caminar, a andar en bicicleta, a mirar, no sé, miraba por la ventana y ya era de noche.
Eso mismo, pero aumentado o disminuido es mas o menos mi percepcion actual del tiempo. Y eso nunca es bueno.

Buena campaña, quizas me baja la cosa y me pongo en campaña tambien.

Saludos, JP

AnaMaría dijo...

Horror. Es mi horario. De hecho mi nivel de sueño me hizo decidir sólo tomar ramos que empiecen de las 11 a.m. en adelante. No hay caso. Aunque corra una maratón no me da sueño antes de las 4 a.m. y no despierto antes de las 2 p.m.
Odio el paso del tiempo.Odio que los días se me escapen entre sueño y sueño.

Cómo te comprendo.

Saludos.
AnaMaría.

Bassto dijo...

Me parece que no hay que agarrar a hachazos lo de hoy, si no que volver a aboserver lo de ayer ( o lo que quieras abosorver)
Primera vez que posteo, pero ya llevo tiempo leyendo tu blog

Kiwi Merlina dijo...

Que buen texto. Sabes que a mi tambien me gustan las mañanas, de hecho ahora me voy en bus a la U, me levanto mas temprano, para poder mirar el paisaje del camino escuchando musica. Siento que es mi ritual diario para darme ganas durante el dia. Me apesta levantarme mas alla de las 12 por eso intento dormirme temprano aunque me cuesta mucho aveces.

Anonymous dijo...

Looking for information and found it at this great site...
tramadol online lcd projector viagra price debt management credit counseling