martes, 23 de agosto de 2005

Ho-la. Estoy en Santiago, la ciudad del aciago (¿?). Estoy en la sala de computación de una universidad fashion que parece mall, comparada con la infradesarrollada ufrito. Tengo mucho sueño. Dormí como el forro en el bus y alprazolím, gentileza de madre, no ayudó en nada. Acabo de recorrer deptos con Germán (bueno, por fuera) y creo que me gastaré la mitad del dinero en llamadas telefónicas. Soy tan sureño que traje arroz, tallarines, huevos y quesos del campo para compartir acá.

No sé por qué siempre que viajo termino usando el blog como bitácora de un viaje del cual no hay mucho que contar. Bueno, llevo dos horas acá, no sé si convenga ser tan exigente.

Se me quedó el saco de dormir, soy un imbécil. No se me quedó nada de lo que se me queda siempre (cargador del celular, cargador de la cámara, etcv). Chao.

3 comentarios:

Camilo dijo...

Hey! Llama!

vilma dijo...

jajajajjaj, sabía sabía que ibas a empezar con 'hola, estoy en santiago'.
haahahah.
oie llama pa q nos juntemo el jueves :)
chaus.

maca dijo...

Welcome to Stgo, la ciudad parece un hoyo lleno de smog, pero... bueno, eso es lo que es. Pero tiene sus cosas buenas. Por ejemplo...
Saludos.